Escribir sobre dunas

Se ha presentado en el Foro Tarfaya el libro “Escribir sobre dunas”.

El desierto del Sahara ha sido siempre un territorio hostil para el hombre, a pesar de lo cual numerosas culturas han emergido y logrado consolidarse a lo largo de la historia.

El libro que presentamos está escrito por Bachir Edkhil, beduino saharaui, politólogo, ex miembro del Frente Polisario y fundador de la Ong Alter Forum Internacional, organización que ha logrado realizar en todas las ciudades del sur de Marruecos numerosas actividades formativas, asistenciales y de economía social.


En el libro se recogen buena parte de la experiencia de su autor y señala aspectos importantes a tener en cuenta para el desarrollo y promoción sociales de la llamada cultura de “Trab el-Bidán”, representada por beduinos que fueron denominados saharianos o saharauis desde la colonización española del Sahara Occidental.

Con independencia de aspectos políticos, materia en la que no entra el autor, “Escribir sobre dunas” se centra en analizar las distintas opciones para conseguir la promoción y el bienestar, presentando hechos concretos que se han demostrado eficaces con el paso del tiempo.

El libro está estructurado en una introducción dedicada a analizar la pobreza y el desarrollo, y cuatro bloques temáticos:

  1. Liderazgo.
  2. Desarrollo y economía social.
  3. Alter Forum: modelo de economía social, cultura y desarrollo.
  4. Acción cultural.

Escribir sobre dunas es un libro intenso en el que se aborda el complicado proceso educativo en una región del planeta que fue sacudida por la violencia, la inestabilidad y la provisionalidad durante los últimos cuarenta años. Desde esa perspectiva pero sin rencor y haciendo gala de un gran sentido humanitario, Bachir Edkhil perfila un escenario donde es posible construir una sociedad moderna, tolerante y respetuosa, como de hecho ya se está haciendo. Bachir no entra en el ámbito político, ni falta que le hace. Se limita como buen beduino a trabajar para obtener los mejores resultados de las gentes del Sahara. El libro constituye, por una parte, un alegato favorable a la economía social, como verdadero motor de progreso y, por otra parte, una apuesta decidida por educar desde la excelencia y buscando siempre el liderazgo, puesto que los jóvenes de nuestro tiempo necesitan comprometerse desde unos valores que les permita ser artífices de un futuro lleno de posibilidades. Para ello presenta un conjunto de actividades emprendidas desde la organización que fundó hace 14 años, la asociación Alter Forum, con la que logró alfabetizar a más de 14.000 mujeres y llevar a la práctica numerosos proyectos culturales y de promoción económica entre las capas más desfavorecidas de la sociedad.

En definitiva estamos ante un libro que nos introduce en un Sahara distinto, donde sus gentes pretenden vivir en paz y conseguir la prosperidad, muchas veces ensombrecidos estos propósitos por intereses ajenos al bienestar social. Gentes decididas a ser protagonistas de un proceso irreversible.

Haga clic abajo para leer este libro

 

BIOGRAFÍA DE BACHIR EDKHIL

achir es un hijo del extenso desierto Sahara o “Trab el Bidan”, es decir, literalmente la “tierra de los blancos” aunque en realidad el término citado se refiere más a condiciones y modus vivendi de unas poblaciones determinadas que por antonomasia son beduinas. Esta sociedad de raíces nómadas estaba compuesta por numerosas tribus y fracciones tribales, muchas de las cuales aún perviven, caracterizadas por desarrollar un dialecto propio muy próximo al árabe: el hassaniya, hoy día hablado en Mauritania, sur de Marruecos, y buena parte de Argelia y Malí.

Desde su infancia, el autor de “Escribir sobre dunas” vivió convulsiones sociopolíticas de gran calado. De las más visibles -y que perduran en la memoria- es la operación militar conjunta hispano francesa que en el año 1958 regó todo el Sahara con bombas lanzadas desde aviones, recordadas como ‘Esferat’ (amarillas).

Criado, a medias, en la pequeña ciudad colonial de El Aaiún y con raíces familiares asentadas en diferentes poblaciones del norte de África y, gracias en gran parte a su formación bilingüe en un principio y al deseo de entender el por qué de unos y otros, pues era precisamente en el Sahara ex español donde convivían la cultura occidental y oriental a diario y, por otra parte, a la influencia de los españoles anti franquistas castigados y enviados al Sahara como profesores, a la biblioteca del instituto General Alonso repleta de libros, y a las primeras obras policopiadas provenientes de la península, -algún que otro regalo de un profesor descontento con el régimen franquista como el libro de Frank Fanon- Bachir se dio cuenta bien pronto de las injusticias sociales que ya en tiempos de la colonización española del Sahara se daban, y sobre todo el efecto producido por el aislamiento de esas tierras y sus poblaciones del resto del planeta. El mundo allí solo estaba fragmentado entre musulmanes y cristianos como en su día constató el prestigioso periodista egipcio Hasan Heikal.

Siendo un crío entra en contacto con jóvenes deseosos de alcanzar la expulsión del franquismo del Sahara para cambiar el imperante estatus quo. La situación internacional era muy diferente de la actual, con la Unión Soviética ejerciendo una gran influencia en Argelia y apoyando, de facto, la actividad revolucionaria y separatista de los saharauis. Estudia bachillerato en la ciudad de El Aaiún y es co-organizador de la primera célula activista contra el colonialismo español en 1972. Unos meses después, ya en 1973, es el primer estudiante de Bachillerato que abandona la colonia española para luchar contra el franquismo, pasando a fundar en compañía de otros saharauis el Frente Polisario, acrónimo propuesto por él durante una reunión realizada en la localidad mauritana de Zouerate.

Desde ese momento inicia una trepidante actividad que le lleva a co-fundar y dirigir el semanario en lengua española “20 de Mayo”, co-presidir el Segundo Congreso General del Polisario en Umghraid (Tindouf, Argelia), celebrado entre el 25 y el 28 de agosto de 1974, ser primer responsable político del ejército de liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, presidente del Comité Militar del Polisario, responsable de organización de las juventudes saharauis y de la creación de otras organizaciones paralelas en Mauritania y Argelia… y un largo etcétera de cargos e iniciativas en los campamentos de Tinduf y como diplomático, siempre dentro de los esquemas políticos y militares del Frente Polisario. Destacan otras iniciativas en su curriculum profesional y en el ámbito pedagógico y formativo, siendo el primer director de estudios y diseñador del primer programa docente (1979) y miembro de la comisión dirigente del segundo plan docente el año 1981. En 1979 crea el “Sistema pedagógico de autogestión”, el primero de esa naturaleza impulsado en condiciones de guerra.

Pero su situación no se mantendría así por mucho tiempo. Viendo la deriva totalitaria de muchos de sus compañeros, y ante una serie de circunstancias y hechos que no estaban inspirados por los ideales iniciales con los que se fundó el Polisario, Bachir discrepa abiertamente de la dirección del Partido e inicia con ello una etapa marcada por la persecución, encarcelamiento y tortura, hechos que se producen durante los años 1975 y 1986, llegando a ser condenado a muerte el año 1978. Le es conmutada la pena de muerte, convirtiéndose en el primer preso político militar del Polisario el año 1975. Fue liberado y nombrado representante de la recién creada Cruz Roja y miembro de la redacción de una publicación .Su mayor ‘delito’ consistió en ser originario del territorio disputado por lo que se granjeó incomprensión y muchos enemigos que simpatizan con el planteamiento argelino, y también por ser unos de los hijos del “joder macho”, en referencia a las personas hispanófonas en el seno del Polisario, ya que desde el principio en el Frente Polisario surgieron dos escuelas discrepantes: la occidental, representada por saharauis españoles y los panarabistas, provenientes de marroquíes saharauis y argelinos saharauis .Los hispanos saharauis han sido siempre considerados enemigos del régimen apoyado por la férrea mano invisible de los militares argelinos. Hablar español constituía un gran agravio allí en la hamada argelina (campamentos de Tinduf) aunque las apariencias engañan y, gracias a la tarea solidaria de muchos españoles, han podido mantenerse aquellos campos.

En 1992, después de liderar de nuevo otras iniciativas tanto en el ámbito educativo como la defensa de la causa saharaui en el extranjero, Bachir regresa a Marruecos hastiado por las dificultades cada vez mayores con el Polisario.
En Marruecos inicia una actividad intensa, no sin dificultades e impedimentos, empezando siempre de cero en los ámbitos académico y asociativo, llegando a fundar en 2002 la organización no gubernamental “Alter Forum”, con la que ha desarrollado hasta el presente numerosas actividades de promoción social, emprendimiento profesional de las mujeres y economía encuadrada en el Tercer Sector. Hasta ahora han sido alfabetizadas 20.000 mujeres en todas las ciudades saharauis y creados veinticinco micro proyectos de economía social, siendo de los más notorios la fábrica de cuscus de Esmara, que marcó un hito en el fomento de la cultura del trabajo en esa región.

Bachir Edkhil es un hombre creado a sí mismo, motivado por un ideal político basado en el respeto, tolerancia y hermanamiento de sus gentes y pueblo, sin reparar en medios y anteponiendo su persona a la de los demás para defender sus propuestas, labor que ha venido ejerciendo durante su dilatada experiencia en el ámbito político y con la docencia, la puesta en marcha de iniciativas sociales, la impartición de numerosas conferencias en Marruecos y en el extranjero y la colaboración en trabajos académicos , libros, periódicos y revistas.

Sus puntos de vista son siempre atrevidos y sugerentes, poseyendo una visión estratégica y de conjunto que le granjearon numerosos adversarios y enemigos, pero por otra parte también ha logrado establecer férreas alianzas, acuerdos y colaboraciones con instituciones nacionales e internacionales. Es en cierto modo una travesía del desierto que dura ya 43 años. Una caminata sobre dunas que él mismo describe como “la defensa del ser humano por su dignidad, independientemente de su religión, credo, color o lo que sea, sólo por el ser humano vale la pena dar lo más apreciado que se tiene: la vida”.

En este ámbito se enmarca la escritura de su primera obra unitaria “Escribir sobre dunas”, donde desarrolla un conjunto de ideas y propuestas que le han llevado a marcar la diferencia, la excelencia y el liderazgo personal y profesional.